Bienestar Consciente

“La mamá” necesitaba un día para reconectarse

Juan, solo sé su nombre… Conocerlo fue como conocer a cualquier persona, lo vi y al empezar a hablar pensé que seguramente iba a ser arrogante y fastidioso. Siempre lo mismo ¿no?, casi siempre el mismo pensamiento, con mi buena máscara puesta y mi gran coraza con la que veo al otro como creo que me ven a mi…
Y como casi siempre Juan me sorprendió y me encantó tener que decirme una vez más: Ayyyy Carolina… como te equivocaste! Otra vez uno de esos amores que te salen y son caprichosos

Hace un tiempo me estaba sintiendo realmente abrumada con mis roles de mamá, esposa, mujer. Estaba jugando al juego de serlo todo y de estar muy poco conmigo misma, con mi esencia, así que decidí sentirme incómoda y pedir un regalo que quería que fuera solo mío, necesitaba descansar y reconectarme. Me fui para un retiro en un lugar hermoso en Guasca – Cundinamarca. Todo empezó muy bien. Manejar sola, oyendo música y cantando (a veces gritando) me pone en el humor perfecto!. Al llegar a la finca del retiro y con mi coraza bien acomodada, decidí que la actitud que quería tener era de apertura y conexión, sin expectativa, fuera como fuera… ni siquiera con la expectativa de disfrutarlo mucho, ni de hacer nuevos amigos. Solo quería estar. Así viví el día hasta que llegó el momento de Juan, en el que volví a mi estado de rechazo (o de autorechazo?) y estuve ahí siendo una con mi formato oscuro durante un rato.

Después, la magia llegó!

El propósito del retiro era tener un día de detox a través de la practica de yoga, alimentación raw, meditación y contacto con la naturaleza. El invitado especial del día: Temazcal. Para quienes no lo saben, como no lo sabía yo, Temazcal es una experiencia ancestral basada en la utilización de vapor al estilo de un turco, con piedras sagradas llamadas las abuelitas, plantas aromáticas y medicinales, agua bendecida, cantos hipnotizantes, sonidos de tambor y de otros instrumentos, que te conectan con el lugar más primario del Ser. Después de un largo proceso, bonito y delicado en construcción y armonización, entras a una especie de iglú que por medio de los vapores que salen de las “abuelitas” calientes y el agua bendecida que les vierten, con sus cantos y rezos, logras purificar las 4 esferas de la vida que son el cuerpo físico, el cuerpo emocional, el cuerpo mental y el cuerpo espiritual. Para cada momento hay una intención, para cada tiempo un canto, para cada esfera un rezo y petición a los dioses ancestrales. Y fue entonces cuando Juan me empezó a cautivar con su manera pausada y delicada de hablar, con su tono de voz suave y fuerte a la vez al cantar, con sus palabras simples pero poderosas, armoniosas y sobre todo, muy amorosas. Juan me cautivó con su generosidad al permitirnos a 45 personas casi todas del común, entrar en su mundo, en su ancestralidad, en su magia y llevarnos delicadamente de la mano, mostrarnos un camino desconocido pero rico, inmensamente rico en amor. Juan hablaba de las bendiciones de la Pacha Mama y del Padre Sol. Hablaba de los dioses del Este, Sur, Oeste y Norte. Hablaba de los doctores de cada esfera, hablaba de la vida y del espíritu con tal cercanía y cotidianidad que yo no podía entender cómo era que Juan, perteneciente a una cultura ancestral y con basto conocimiento en la sanación del cuerpo y del espíritu, podía estar al lado nuestro como uno más. De Juan aprendí la humildad y la humanidad que hay en su corazón. Aprendí que cuando queremos conectar y unir las pretensiones sobran, no aportan, solo separan. Aprendí que aunque muy muy sagrado y muy muy ancestral, también muy muy fraterno y terrenal. De Juan aprendí que pedir con intención, con el corazón, con amor, hace la diferencia. 

Y aprendí que el doctor del cuerpo físico es la tierra, así que para los dolores, salir a caminar descalzo, abrazar un árbol, subir una montaña, tocar la manga. Que el doctor de las emociones es el agua, así que a tomar agüita y pedirle que nos sane y nos purifique. Cuando las emociones duelen, a nadar, a ver el mar, a oír cómo fluye un río y a reconocer que así como el río fluye, la lluvia cae y el mar ruge, las emociones pasan y cambian, evolucionan y se estancan, pero siempre encuentran cómo volver a su equilibrio. Que el doctor de la mente es el aire, y solo hay que… respirar. ¿Qué qué, respirar?, si… respirar, nada más. Cuando la mente nos está enloqueciendo y pareciera que se está poniendo en contra nuestra, cuando pareciera que conspira y que lo que quiere es perturbar nuestra paz … a respirar. Y recuerda, la gran herramienta que usa la respiración como pilar fundamental es la Meditación. Me encanta como todo cobra sentido, como Juan se une a mí a través de lo mismo… Y que el doctor del espíritu es el fuego, para curar el espíritu lo que necesitamos es generar calor, pero del humano, del que se da a través de un abrazo, de un momento amable, de ese WASH que María Clara Villegas habla, a partir de una sonrisa, de una ayuda, de un momento de pura amabilidad, de amor. Eso es lo que cura el espíritu… Así no más. 

De Juan aprendí el que será mi mantra por un buen tiempo: “Quiero vivir bien”. Simple, profundo, perfecto. Así se acaban los caprichos en mis amores.

Entonces estuve metida en este iglú por casi dos horas sanándome por dentro y por fuera. Bailando cuando estaba sanando el cuerpo. Llorando cuando estaba sanando las emociones. Pensando, rumiando y sintiendo que estaba empezando a ser difícil cuando estaba sanando la mente. Y conectándome, fluyendo, simplemente estando cuando estaba sanando el espíritu. Dos horas después me sentí más ligera pero igual, nada fundamental había cambiado, solo una sensación, o mejor, una confianza interna de reconocer y saber que conectando, confiando y sintiendo esa humanidad generosa que me trasmitió Juan, podía estar mejor que antes de llegar allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s