·amores caprichosos·, Bienestar Consciente

Cómo logré vivir una vida en la que no anhelo con fervor las vacaciones ··· y ··· ¡Feliz 2020!

El día en que a Lucas le ofrecieron su nuevo trabajo y lo aceptó, decidimos irnos de paseo los dos solos para celebrar lo que habíamos sido los últimos meses y lo que habíamos logrado. También para despedirnos de esos tiempos que tanto nos gustaron y honrar los regalos que estábamos recibiendo. Nos fuimos 4 días para Santa Marta. Durante toda mi vida he adorado ver el mar, siento que he llegado a casa con simplemente mirarlo y olerlo. Cuando nos montamos en el avión en Medellín pensé en la dicha de volver a verlo y me di cuenta de algo importante: era la primera vez en mi vida que no sentía alivio porque por fin me estaba yendo de paseo. Era la primera vez en mi vida que no estaba cansada de ella y que no necesitaba desconectarme ni alejarme.

En el colegio lo sentía. En la universidad era tanta la vida, me abrumaba tanto, que necesitaba un descanso. Cuando trabajé en empresas definitivamente necesitaba escapar de mi vida, porque estar cada día, día tras día levitando en un estar sin propósito o agarrándome con fuerzas a lo poco que encontraba que me llenaba, sí que me exigía momentos vacacionales para conectarme conmigo misma, para meterle algo de sentido a mi vivir y viajar siempre me ha servido para eso. Pero esta vez todo fue diferente. Sentí que no estaba huyendo, no quería huir. Sentí que mis días me gustaban, que lo que hacía y la manera como vivo me gustaba. Me di cuenta de que vivo una vida en la que encuentro equilibrio constantemente, no me agoto excesivamente, tampoco vivo en calma permanente. Trabajo con propósito, descanso cuando mi cuerpo o mi alma me lo piden, estoy presente en la existencia de Joaco, me conecto con la naturaleza todos los días al pararme en mi balcón y respirar el pulmoncito verde que tengo cerca, al hacerlo conscientemente. Vivo con gozo.

Hace unos días hablaba con una buena amiga que está pasando por un momento de reencuentro con ella misma y está empezando a ver las cosas como las veo yo. Ella me decía que le impresionaba oír por todas partes a las personas diciendo “ya casi salimos a vacaciones, no vemos la hora!“, y concluimos que se trataba de esto, de la manera como se vive la vida hasta agotarse (como lo hacía yo antes) y no se encuentra tiempo para ser, porque es lo único que no se tiene, ni tampoco se tienen las ganas y la energía para existir por fuera del agotamiento. Esos son los amores caprichosos a los que renuncié el día que tomé la decisión de hacerlo de manera diferente.

Porque fue una decisión, no fue un golpe de suerte. No me gané la lotería, ni me casé con un millonario, pero sí busqué incansablemente la manera de crear una vida con una familia en donde la abundancia es uno de nuestros principales valores, es decir, la cultivamos, la apreciamos, creemos en ella y vivimos con ella como guía. Durante muchos años me preparé económicamente para dejar de trabajar el día que tuviera un hijo y poder estar con él sus primeros dos años de vida. Así lo hice. Luego volví a mi vida y retorné a mi trabajo con propósito. Durante muchos años estudié y aprendí acerca de vivir en abundancia, que es diferente a ser millonaria, y me arriesgué a proponerle a Lucas que viviéramos bajo sus principios. No fue fácil ni inmediato, pero aceptó. Por muchos momentos visualicé lo que quería que fuera mi vida y hoy llegué a ella. Cuando le conté esto a mi amiga vi en sus ojos el antojo de vivir así y la dicha de saber que esa era la decisión que ella misma estaba tomando para su vida.

Mi amiga está dejando sus amores caprichosos.

Mi deseo este fin de año para mí, para mi familia, mis amigos y aquellos que me leen, es que sigan leyendo • amores caprichosos • y que en sus vidas cada día haya un poco más de luz, que las vacaciones se conviertan en un gozo, no en un escape y que cada día el propósito de su existencia los llene de tal manera que puedan decir “me gusta mi vida”.

FELIZ, ABUNDANTE Y AMOROSO 2020! Gracias por seguir hurgando en mis caprichos y por acompañarme a crear propósito para mi vida ···

2 comentarios en “Cómo logré vivir una vida en la que no anhelo con fervor las vacaciones ··· y ··· ¡Feliz 2020!”

  1. Feliz 2020, gracias por compartir con nosotros tanta sabiduría, eres un ejemplo para la sociedad, cada palabra, cada letra inspira demasiado y son un pilar fundamental para poder encontrar nuestro propósito en la vida!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s