·amores caprichosos·

He llegado ··· a mi sueño

Gracias. Es la primera palabra que se me ocurre pensar cuando me siento en este piso vacío, con mi computador, una ventana y nada más… Gracias porque he llegado.

Este era un sueño que ya estaba ahí, puesto en un tiempo más adelante que el que yo estaba viviendo, pero tenía que recorrer unos cuantos años más, unos cuantos aprendizajes y tener un poco – mucho valor – para llegar a él. Recuerdo hace más de 12 años cuando cerraba los ojos y me veía en un lugar como este, haciendo lo que hoy hago. Recuerdo que en ese tiempo resultaba imposible de pensar, porque siendo Administradora de Negocios ¿cómo era que iba a lograrlo?. Recuerdo a la primera persona que me dijo que por supuesto que podía hacerlo, y no solo podía sino que también tenía derecho, tenía el permiso de la vida para manifestarme como yo quisiera. Fue la primera vez que oí algo que me parecía tan absurdo en su momento. Hoy, es mi manera de vivir.

Sentada en este piso, mirando por esa ventana, la ventana de mi nuevo consultorio *que qué!!!! ¿mi consultorio???* recuerdo todo lo que he tenido que hacer para llegar aquí, recuerdo todas las veces que estuve perdida, que no me gustó lo que era, lo que hacía, como vivía. Recuerdo sentirme perdida sentada en una oficina, también en frente a un computador más o menos de la misma manera que lo estoy haciendo ahora, pero sintiéndome muy poco libre. Recuerdo preguntarme ¿pero por qué me siento así? y hoy tengo clarísima la respuesta: no estaba siendo yo, no me conocía, no sabía quién era ni qué quería, solo sabía que si cerraba los ojos me veía sentada en una silla, en un espacio amoroso, bonito, con energía tranquilizadora, acompañando a otros a buscar la manera de estar mejor, estando al servicio de los demás. Era un pensamiento igual de absurdo a lo que me dijo mi Coach tantos años atrás, pero sin saber por qué, estaba ahí metido en la mitad de mi cabeza. Recuerdo esa imagen que hoy renombro: era mi alma mirando hacia adelante, 12 años más adelante, viéndome sentada aquí, ahora.

Quise escribir esta entrada de blog en honor a todos aquellos que hicieron algo por mí para yo estar aquí. Suena a frase de agradecimiento de entrega de los Grammy, y parece millones de veces más pequeño que la fama y la “gloria” que reciben ellos al dar ese discurso, pero por dentro, ufffff, por dentro sí que se siente igual de grande. Gracias a todas las veces que fui yo la que estuvo sentada en la silla, siendo acompañada por otr@, cortando mis pensamientos, ideas y fantasías limitantes, mirando una posibilidad diferente, complemente diferente a la predispuesta, es que hoy estoy aquí. Tengo mi lugar, el mío, el que me acompañará a poner luz en los lugares oscuros de otros, a sentir. He llegado y la alegría en mi corazón es inmensa. De alguna “extraña” manera, en el momento en que empecé a reconocer quién era y qué quería darle a este mundo, todos a mi alrededor empezaron a alinearse con la idea. No fue rápido y para algunos no fue fácil, pero Lucas, mis papás, mis amigos están hoy aquí conmigo y los tengo a todos en mi imaginario, llenándome de fuerza y de vida para hacer de este espacio lo que tanto he soñado. También gracias a todos ellos es que estoy aquí.

Ayer leía una frase en un libro que me gustó mucho, era el director de una obra diciéndole a los actores justo antes de salir a las tablas: “Cuando los espectadores entran al teatro lo único que quieren es enamorarse de nosotros, de los actores y sus personajes. Es su único deseo. Así que salgan allí y derrochen amor, hagan que se enamoren de ustedes. Vamos a cumplirles su sueño”. Me gustó porque fue así como me vi en la dinámica de las consultas y creaciones, me vi derrochando amor y logrando que mis consultantes se enamoren, pero no de mí, sino de su propia vida. Para hacerlo yo solo los acompaño a que suelten los amores caprichosos que tengan, y por ahí derecho a que me sigan mostrando cuáles son los míos, los que debo seguir soltando. De eso sí que he visto este año en las consultas… mis caprichos, ¡mis caprichos! Los acompaño a que encuentren en ellos mismos ese amor bonito, el que los hace sentir completos y los inspira. Prometo salir a estas “tablas” derrochando amor. Prometo hacer de este lugar, un lugar bonito.

Y como es tan bonito, se los voy a describir para que se antojen de venir: Es chiquito, mide como 16 mts2, pero me cabe todo lo que necesito! tiene una ventana (que ya pudieron ver en la foto) que es lo más, más maravilloso que tiene!. Desde que tomé la decisión de buscar un lugar para trabajar, quise que fuera muy iluminado, rodeado de árboles y muy ventilado. Así lo puse en mis deseos y en mi mapa de la prosperidad, y adivinen qué?!!! tal cual! desde mi ventana veo la hermosa Medellín, muchos árboles muy cerquita y el parqueadero de las oficinas, jajajaja pero todo lo otro es tan bonito, que un par de carros no me estorban. Oigo guacharacas, perros y pájaros, es decir, me siento en casa. El edificio antes era una escuela, tiene un piso que es típico de colegio que estoy empezando a amar porque al principio estuve muy encaprichada en que no lo quería tal cual era. Son dos bloques de tres pisos cada uno que convirtieron en oficinas, pero que dan la sensación de estar en un lugar muy familiar, están David y Rubén que nos sirven para casi todo, tenemos café comunitario, una tiendita en donde anotamos lo que nos comemos y un teléfono público rojo de los de hace muchos años… que se ve hermoso! lo pinté de verde menta y gris (los colores de · amores caprichosos · ) y por último, lo más más maravilloso: tiene un sendero que te lleva a una quebrada, con unas sillas donde puedes sentarte a meditar, respirar, conversar o simplemente estar… definitivamente eso fue lo que más me enamoró de este lugar. Definitivamente he llegado!! ahhh y hace 5 grados centígrados menos que en el centro de la ciudad!

Así que sentada aquí, frente a mi ventana, siento claramente eso de lo que tanto hablo, esa gratitud, esa sensación de ser y estar en el momento presente disfrutando de lo que hay, de lo que tengo, de lo que soy, de como soy. Siento alegría y también siento miedo, miedo de lo que será, de la responsabilidad, de si me gustará más que lo que tenía antes. Después respiro (este aire puro delicioso) y vuelvo a mi centro, vuelvo al amor, suelto el capricho y confío en que eso que yo veía hace 12 años es tan verdadero y oportuno, como todo lo que viví en el camino.

Vengan! vamos a regresar al amor desde este lugar ···

6 comentarios en “He llegado ··· a mi sueño”

  1. Caro que felicidad compartir este momento! Te admiro y recibe toda la buena energía y más para este momento que te alegra a ti, a mi y a todos los que sabemos que soñar vale la pena! Ayuda, sirve, escribe, suspira todo, todo lo que te haga más tú! Así es que te queremos!! Un besooooo

    Me gusta

  2. ” He llegado” uffff cuanta energía hay detrás de esas 9 letras, cuanto amor, cuanto auto conocimiento y cuantas ganas de servir a los demás. Se que te has gozado este proceso y que tu meta no era llegar si no seguir transformando tu vida y acompañando a los demás a transformarse también.
    Este nuevo consultorio será un lugar para conectarnos con nosotros mismos, para permitirnos ser y como me dijo un día una gran amiga en un libro que me regalo , “Debemos recordar lo que realmente somos, debemos retornar al amor “así que sin duda este nuevo lugar será un medio para lograrlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s