·amores caprichosos·, Constelaciones Familiares, Maternidad

Si tomo a mi mamá, tomo la vida ···

Esta es mi mamá. Yo no la conocí así. La que yo conocí fue la que llegó después de esta foto. ¿Cuántas cosas pasaron en su vida antes de que yo llegara? ¿Cuántos asuntos no resueltos, tristezas, dolores y eventos tenía en su corazón antes de darme la vida?

Hay una oración que decimos en Constelaciones cuando el vínculo interrumpido está con la madre y necesitamos hacer el movimiento para tomarla. El objetivo es que al tomarla a ella, tomamos la vida. Si el vínculo permanece roto o fraccionado, tomar todo lo bueno de la vida será imposible. Dice así:

Querida mamá,

La tomo de ti, toda entera,
con lo bueno y con lo malo,
y la tomo al precio entero que a ti te costó
y al que me cuesta a mí.

La aprovecharé, para alegría tuya,
(y en tu memoria, en tu honor).

No habrá sido en vano,
La sujeto firmemente y le doy la honra,
y si puedo (y quiero) la pasaré, como lo hiciste tú.

Te tomo como mi madre,
y tú puedes tenerme como tu hij
a.

Tú eres la verdadera para mí, y yo soy tu verdadera hija, soy la perfecta para ti.
Tú eres la grande, yo soy la pequeña.
Tu das, yo tomo.

Querida mamá:
Me alegro de que hayas elegido a mi papá
Ustedes dos son los únicos para mí. ¡Solo ustedes!



La vida la tomamos a través de la mamá. Recuerda, una cosa es la manera como te relacionas con tu mamá, que muchas veces puede ser fluida y maravillosa y otras, bastante complicada. Y otra cosa muy diferente es el vínculo que tienes con ella. No se necesita una “buena” relación para que haya un buen vínculo, y tampoco relacionarte fluídamente garantiza que el vínculo esté como corresponde. Todos tenemos la posibilidad de tenerla bien puesta en nuestro corazón, independientemente de la historia, inclusive de si la hemos conocido o no. Ella es la manifestación pura y literal de la vida y cuando la tomamos, con todo lo que nos gustó de ella y lo que no nos gustó, al precio que le ha costado la vida y al precio que nos cuesta a nosotros, es como si se abriera una puerta energética y le dijéramos a la vida: ¡TE TOMO! y quiero recibir de ti todo lo que tienes para darme: el éxito, las relaciones, el amor, la salud, la abundancia, una pareja, la creación de vida a través de proyectos o hijos.

Durante los primeros 28 años de mi vida creí que no tenía nada que resolver con mi mamá, que la relación funcionaba y que por lo tanto, “el problema” no estaba allí. Luego llegó la iluminación! en forma de crisis matrimonial y existencial, y decidí que quería oír lo que la vida y la maravillosa consteladora que tenía en frente me estaban diciendo: “Tu vínculo con tu madre debe ser revisado, reconciliado, sanado. Debes tomarla, hasta ahora no lo has hecho. Te has creído más que ella, más grande que ella y lo has disfrazado todo bajo el manto del amor que le tienes (el cual era real, todo siempre fue en nombre del amor). El precio que pagas es tan alto que en este momento solo puedes elegir: o sigues caminando en tu oscuridad y destrozando relaciones, o haces un alto en el camino, miras más allá de lo que tus ojos están viendo, de la relación que crees tener con ella, y reparas el vínculo”.

Ese capricho no quería tenerlo más y aposté a empelotar el amor. No fue fácil, pero era lo que necesitaba. Al tomarla a ella mi vida cambió porque me paré enfrente de la posibilidad de tenerlo todo. Era algo que nunca había considerado. A ella la vi fuerte, grande, mucho más grande que yo. La vi tal y como era, humana, equivocada y maravillosa. Vi todo lo que no me había gustado y todo lo que yo había hecho por ella. Tomé todo lo que ella tenía para mí y lo he guardado desde entonces como grandes tesoros. No los comparto con nadie, son solo míos, aunque a ella tenga que compartirla con mis hermanos. Me permití conectarme con mi más grande vulnerabilidad, una que ni siquiera sabía que tenía, y empecé el camino de la reconciliación, uno maravillosamente acogedor y prometedor.

Muchas veces es difícil ver qué es lo que necesitamos resolver. Para mí fue difícil entender en donde estaba el rollo. Muchas veces el disfraz está tan bien puesto que no alcanzamos a ver a quien está vistiéndolo. Darte el permiso de explorar y de amar libremente es la mejor decisión que puedes tomar. Solo así puedes estar disponible para tu vida.

·
·
·

Mañana haré una charla virtual en donde revisaremos el vínculo con la madre a partir de una historia muy cercana a mí. Será un espacio lleno de amor y de mensajes cargados de herramientas para ayudarte a encontrarte en tu propia dinámica, para tomar la vida y tomarlo todo! Esa es la verdadera posibilidad de la manifestación de tu Ser.

Aquí te dejo todos los detalles. ¡Aún tienes tiempo de inscribirte!

https://amorescaprichosos.com/proximos-eventos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s