·amores caprichosos·, Constelaciones Familiares, Relaciones de pareja, Sanar relaciones

La infidelidad como posible potencializador de la relación de pareja

Este sí que es un tema polémico. También lo fue para mí por muchos años. Nos han enseñado a mirar a la tercera persona como la mala, la intrusa, la descarada, la que no merece nada bueno, por no decir todo aquello aterrador que pasa por nuestra mente al pensar en la posibilidad de su existencia, o en el recuerdo de su presencia.

A mí me gusta mucho la mirada de Constelaciones Familiares frente al tema, porque como siempre, es balanceado, ordenado, armonioso, respetuoso. Lo primero que hace es quitarle el velo de maldad y reconocerlo por lo que es al hacer la pregunta “¿para dónde estaban mirando que abrieron un espacio tan grande en el cual cupo otra persona?” Esta pregunta se le hace a quién decidió buscar a otra persona, pero también a su pareja, porque nos gusta mirar más la co-responsabilidad que la culpa. Y en un asunto cómo este lo que hay por montones es co-responsabilidad.

La de pareja es la relación más literal en la cual lo que buscamos es ser pares, bailar constantemente en el balance entre dar y tomar, para encontrar equilibrio, en donde cualquier espacio energético abierto entre las partes es una posible inmiscusión de terceros, y no necesariamente otra persona, también el trabajo, la familia de origen, los amigos, o cualquier otro asunto en donde se pone atención y a donde la energía se dirige. Esto es lo que hay que cuidar. No hay que hacer un montón de cosas que nos enseñaron que debemos hacer porque es lo que deberíamos, no siempre ni para todos es el sexo semanal, ni es ser exitosos para que el otro se sienta orgulloso de nosotros, no es para todos el ser especial, ni llegar a las 5 pm todos los días a casa. Para todos es diferente, cada relación debería estar definida en sus propios términos, pero lo que sí por regla general debe garantizarse, es el relacionarse desde el lugar que corresponde, mantener el equilibrio entre el dar y el tomar y tener la mirada puesta en el otro.

He trabajado con varios consultantes, hombres y mujeres que llegan porque quieren a través de la Constelación, encontrar una nueva manera de mirar este asunto. Ha habido algunos que son los que han mirado para otro lado, y otros cuyas parejas escogieron a alguien más. Independiente de si la intención es permanecer en la relación o no, la mirada siempre nos ha llevado a lo mismo: El evento de la infidelidad, en la dimensión que sea, siempre trae por detrás una alerta en forma de bomba nuclear que nos habla de lo que no está funcionando en la relación. No se trata nada más que del momento en el que se dejaron de mirar, del momento en el que dejaron de reconocerse como compañeros de vida y pusieron en el otro expectativas muy difíciles de cumplir. Del momento en el que decidieron inconscientemente que era más peligroso tomar a sus parejas completamente que permanecer un poco al margen para protegerse y no resultar con el corazón roto. Se ha tratado de la idea de sentirse vivo porque por dentro no encontraron como más hacerlo y encontraron en el sexo o la atención ajena una maravillosa herramienta. Se ha tratado de la manera cómo la pareja ha querido decirle al otro “no me estás mirando“, lo hizo de una manera poco noble, pero el mensaje estuvo claro y la posibilidad de reconstruir, latente.

Porque el evento en si mismo, una vez se le quita el velo del dolor y la traición, una vez se aleja del ego y se mira por lo que realmente es, se convierte en una maravillosa posibilidad de recuperación y de re-conexión, si se está dispuesto a abordarlo de esta manera y a reconocer la humanidad en el otro, en si mismo. La infidelidad es una manera bastante útil de llamar la atención de la pareja y de la conexión posiblemente débil, el asunto es que es una elección bastante extrema y peligrosa, porque está cargada de años y años de creencias colectivas y mandatos acogidos, por lo tanto conseguir el objetivo no siempre es posible.

Así que a mis consultantes siempre les digo que no se trata necesariamente de vivir en una relación en la cual la pareja no logra encontrar otra manera de decir o manifestar lo que necesita, pero que si se logra gestionar como corresponde desde el primer momento, puede ser un maravilloso puente de creación. Es maravilloso cómo al mirar el evento sale a la luz tanto rollo oculto en la existencia individual de las partes. Es maravilloso ver cómo al quitarle el drama que supuestamente le corresponde, la posibilidad de elegir de nuevo y elegir quedarse en la relación se vuelve un acto de suprema valentía, empoderamiento y amor.

Al final, como todo, como siempre, la infidelidad trae consigo la posibilidad de mirarla con los lentes del amor y encontrar paz a su alrededor. De quitarle el capricho y encontrar la luz oculta. De apostarle a lo importante y crear de nuevo, mirarse de nuevo y empezar una vez más. O no ··· a veces, no siempre se puede.

2 comentarios en “La infidelidad como posible potencializador de la relación de pareja”

  1. Me encanta lo que escribes, nos enseñas siempre a ver las situaciones de la vida siempre desde otra cara, a no victimizarnos. Gracias por enseñarme a que siempre la mejor herramienta para solucionar conflictos tanto personales, como de pareja, amigos y laborales, es hablando y viendo cual vació es el existente y poder llenarlo entre las partes!
    Solo me quedan de ti enseñanzas, crecimiento y mucha gratitud.
    Love you!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s