·amores caprichosos·, Sanar relaciones

Tu voz interior oirás…

Hoy tenemos nuestro segundo encuentro de · EL CÍRCULO · Una Re·Unión de Mujeres.

Vamos avanzando en esto que queremos llamar el reconocimiento de quién somos y la posibilidad de que nos guste como somos. Para eso necesitamos darnos cuenta de que hay un montón de creencias que nos han llevado a rechazarnos no solo a nosotras mismas sino también al femenino en el que navegamos todas. En estas aguas he estado navegando últimamente. He podido reconocer los muchos tipos de femenino que habitan en mí y en todas, y al hacerlo he podido oír mi propia voz con mayor claridad, callar las otras, saber quién soy.

Hoy al empezar una consulta lo dije de nuevo, este aprendizaje ha estado conmigo siempre y no solo desde la mujer que se viste o que tiene ciertos gustos, sino desde lo que “la mujer” significa en mi familia, en nuestra historia; la esposa que es, pero la amante que también resulta ser. La mamá y también la mujer solitaria y adolorida en la que se convierte; la hermana que es, pero también la que lucha por ser mirada. He estado sanando, resolviendo, mirando y reconociendo el lugar del femenino en mi vida desde antes de ser concebida, desde el momento en que mis papás estaban tan encaprichados con la niña que querían tener, que insistieron y alargaron un amor para recibir la recompensa de ese femenino, que muchas veces no resultó ser lo que imaginaban y aquello por lo que tanto lucharon.

Al reconocer eso en mi historia y asentir ante lo que es, puedo tomarme a mí completamente, para seguir cambiando y seguir moldeando lo que soy, pero esta vez en mis propios términos y con la promesa de una ganancia egoísta. No en la búsqueda de aceptación o de un lugar que me negaba a tomar.

Soy un montón de cosas a la vez, desempeño un montón de roles al mismo tiempo, y soy una variedad de mujeres constantemente. No soy una sola. No quiero serlo. Quiero ser lo que soy y saber que está bien, en los momentos en los que necesito gritar y hablar más alto para ser oída y en todos aquellos en los que lo que quiero es callar, para entrar en comunión conmigo misma.

Lo que soy no debería estar nunca en tela de juicio, nunca. Yo Soy, soy lo que soy, está bien y he empezado a verlo. Hace años me dijeron: viniste a este mundo a sanar el femenino. Pensé que era solo el mío, me di cuenta de que era mucho más grande que eso. He aceptado el reto y en honor a todas esas mujeres que me antecedieron, he decidido hacerlo desde el amor y la inclusión, en donde los hombres y el masculino de mi vida tiene un lugar maravillosamente iluminador, convertido en mi papá, mis hermanos, Lucas, Joaquín, mis amigos y todo aquello que al ser como yo no soy, le ponen todos los matices necesarios a mi existencia. Me gusta. Me gusta… están todos aquí conmigo, sin competencia, sin rivalidad, ocupando cada uno el lugar que le corresponde, sabiendo vivirlo, sintiéndose bien.

Si estás en Medellín y quieres hacer parte de la Re·Unión de hoy, aún tenemos unos cupos disponibles. Escríbeme en IG @amorescaprichosos o @bonitasalonmedellin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s