·amores caprichosos·

¿Qué es lo que estoy buscando?

Me encuentro millones de veces al día entrando en Instagram buscando algo. Después voy a Facebook – que ni siquiera me gusta o entiendo – y sigo buscando. Paso por el correo y me doy cuenta de que hace más de 5 años no me llegan los 100 correos al día que me solían llegar cuando trabajaba en una empresa. Me alegro. No lo encuentro. Sigo buscando. Voy a WhatsApp y recorro los chats, respondo lo que hay, pero tampoco está ahí. ¿Dónde está? ¿qué estoy buscando?

Debo decir que tengo como filosofía de vida no estar inmersa en las redes, no veo noticias hace más de 10 años, no le creo a los medios, no me engancho con información colectiva que sé que está cargada de miedo. Sin embargo, aquí me encuentro. Una y otra vez buscando eso que no sé qué es y que al parecer, un pedazo de mi mente cree que lo podrá encontrar en mi celular.

Me doy cuenta de que me pasa más seguido y con mayor intensidad en días como los que estamos viviendo. La paz interior se me está escurriendo un poco. El dolor, cansancio, miedo colectivo me está alcanzando y yo, me doy cuenta de que al hacer esto una y otra vez estoy buscando un escape a una realidad de la cual no hay que temer.

Este año muchas personas han llegado a mi consultorio diciendo lo mismo, usando la misma descripción y era algo que no pasaba antes, al menos no conmigo: “mi ansiedad” dicen. Se refieren a ella como algo tan propio y tan amenazador que no tienen escapatoria. En la definición al usar la palabra “mi” hay un sentido de pertenencia y de identificación difícil de soltar. Al decirlo por fin en voz alta se convierte en este enemigo que poco se ha mirado en el último año o que si se ha hecho, se ha dejado de lado porque es más importante estar vivos que vivir en estado de dificultad permanente.

La puedo sentir. No es mía, es de todos. La hemos estado desarrollando por décadas y la estamos sintiendo tan adentro de nosotros que ya le pusimos título de pertenencia. La siento en mi corazón acelerado cada vez que abro el chat y estoy esperando a que me digan cuál es la nueva medida… “por la vida”. La siento en mi respiración cortada durante los momentos en los que tengo que reproducirme en mil partes para ser todo lo que se necesita que sea en este momento, la mamá, la esposa, la acompañante de clase de jardín, la Consultora Emocional, la amiga, la hija… es mucho, y en cada uno de estos escenarios está ella, porque hay muchas cosas que no sé ser en estos roles, sobre todo cuando todo está bañado de incertidumbre, cansancio, frustración, impotencia.

Llevo años preparándome para lidiar con todas estas emociones, pero esta vez siento que está siendo demasiado. No soy yo. Yo estoy bien. Nada grave me está pasando. Pero mi chat está lleno de conversaciones con amigos, familiares o consultantes que la están pasando realmente mal. Y este corazón empático, perceptivo, sensible y capaz de sentir por mí y por todos, está desbordado. Siento el dolor de todos. Siento el cansancio de todos. Siento la impotencia propia y la de todos. Y la verdad, no quiero más.

Pero, no hay salida. Al menos no una que sea la que yo quiero. Me encantaría que dijeran por fin: “El juego ha terminado. Han superado las pruebas”… pero sé que no será así. Sé que muchos como yo llevamos años preparándonos para estar aquí, sin que nada grave nos esté pasando, disponibles y al servicio de otros que nos necesitan. Eso es lo que siempre dije que quería ser y hacer, y ha llegado mi momento de brillar. Lo estoy haciendo lo mejor que puedo y eso incluye, mostrarme así: ansiosa, cansada, vulnerable, enojada con el manejo del miedo.

A lo mejor lo que estoy buscando es la posibilidad de escapar en la ilusión de la pantalla. Seguramente es eso. Pero tampoco funciona. Ese es un juego que solo me distrae y que engaña aún más a mi corazón. Llegó el momento de tomar y afortunadamente he construido una red de maravillosas almas que saben lo que necesito en este momento y que empiezan a dármelo con sus palabras de verdad. La que más necesité hoy fue: “todo pasa…”

2 comentarios en “¿Qué es lo que estoy buscando?”

  1. Primero que todo, gracias por llegar a mi vida a llenarla de luz, risas y mucha espiritualidad. Eres una guerrera y todo lo que haces por tus seguidores es admirable, gracias por escucharnos, por ayudarnos y ser un apoyo, gracias por cada momento juntas, cada café, cada regaño, cada momento juntas. #primafavorita #fannumero1 #teadoro!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s