·amores caprichosos·, Relaciones de pareja, Sanar relaciones

Lo que creo que ha sido la clave para estar durante 15 años al lado de Lucas

Lo conocí en el 2002. Fue de las primeras personas que conocí cuando entré a la universidad y me sentía tan chiquita como un mosquito en medio de un gran campo con árboles enormes, en donde podía ser devorada en cualquier momento. Él lo sabe, después de estar 10 minutos a su lado decidí que no me caía bien. Tuvieron que pasar 4 meses para darme la oportunidad de ver lo maravilloso de su ser. Tuvieron que pasar 5 años más para decirle sí a esta apuesta en la que se estaba convirtiendo nuestra relación. Teníamos mucho que perder pues éramos grandes amigos y no queríamos arruinarlo. Nos arriesgamos a no quedarnos con las ganas de descubrir si funcionábamos juntos, y ganamos en esa apuesta.

No ha sido fácil, mucho tiempo y muchas cosas han pasado, pero estoy segura de que en el momento en que dijimos sí, hace casi 15 años, no éramos nosotros los que estábamos decidiendo, eran nuestros seres superiores que sabían que estábamos listos para empezar esta gran maestría que ha sido el estar juntos. Eran ellos empujándonos a enfrentarnos a una de las cosas más bonitas y retadoras que hemos hecho en la vida. Eran ellos con la certeza de que había llegado el momento de empezar.

Era martes, estábamos en un café y a pesar de que todo indicaba que no debíamos estar juntos, nos dimos un beso y decidimos ser muy caprichosos.

En mi consultorio cuento mucho la historia de nuestra relación y siempre llego a la misma conclusión, una que descubrí hace pocos años: Siendo tan diferentes (cada vez más parecidos) y viendo la vida desde perspectivas tan opuestas, lo único que nos ha mantenido juntos ha sido el respeto que tenemos por el otro.

Él empezó a respetarme antes de que yo lo hiciera. Me refiero a esta manera de mirar al otro y a pesar de que haya muchas cosas que no nos gusten, no pretendemos cambiarlo, está bien que sea así y le decimos sí al ser que tenemos al frente. Por muchos años pensé que quería cambiarme y que no le gustaba lo que yo era, pero no me daba cuenta de que no era él, era yo la que creía que no era suficiente y debía ser otra, para que él quisiera estar conmigo. Mucho ha pasado desde entonces. Mucho he recorrido para llegar a este punto en donde me gusta como soy y en donde sé que soy suficiente.

Internamente yo quise cambiarlo muchas veces, quise que fuera más como yo, más profundo, espiritual, y desde una gran arrogancia que solo protegía y escondía mi inseguridad, estaba convencida de que esa sería la manera de estar más cerca. Hasta que lo entendí…

Entendí que yo no quería ir a su mundo y ser como él, y que él tampoco quería venir a mi mundo para ser como yo, pero que sin darnos cuenta habíamos creado un tercer mundo en el que nos encontrábamos muy seguido y que para hacer que durara, debíamos empezar a llegar a él de manera diferente. No debíamos pretender cambiar al otro, sino simplemente poner en esta burbuja común lo que nos une, lo que nos gusta de los dos, lo que disfrutamos, lo que somos y está bien para el otro. Después, debíamos salir de nuevo a nuestro mundo individual, en donde cada uno era también lo que realmente era, pero en donde reinaba la individualidad del ser.

No pude traerlo a mi mundo. Yo no quise ir al suyo. Pero aprendí. Aprendí que solo al mirarlo por lo que es, con lo que es, completo, con todo lo que me gusta y no me gusta de él, puedo tomarlo completamente y amarlo desde ese lugar de respeto verdadero, en el que aún tengo permiso de que no me guste todo de él, pero en donde dejo de reprocharle lo que es. Porque en últimas, ¿quién soy yo para creer que mi mundo, mi manera, lo que yo soy, es mejor que lo de él?

Y también pude empezar a ver en esa gran diferencia que nos caracteriza – que es bastante evidente – que aquellas cosas que no me gustan las puedo usar a mi favor porque simplemente me complementan. Yo no quiero ser como él, pero me encanta tenerlo en mi vida y que él sea lo que yo no quiero ser. De este modo yo estoy a su servicio y él al mío. Se vuelve simple, no tan fácil.

Empecé a mirarlo, a apreciarlo mucho más, a disfrutarlo y a irme a mi mundo particular sin culpas, porque sabía que necesitaba estar allá para poder estar de nuevo en el nuestro de manera disponible.

Sobre todo, dejé de oír las voces del colectivo que me decían cómo se debe ser en una relación de pareja y qué es lo que está bien y mal. Tomé la decisión de mirar lo que somos con mis ojos, desde mi observador, y catalogarlo en mis propios términos. También en nuestros términos, porque esto es de dos. Cuando no me gusta lo que estamos siendo tengo toda la posibilidad de proponer cambiarlo, porque es nuestro. Ahora sé que es nuestro, de nadie más.

Así que para mí la clave después de 15 años es simple: lo veo, lo respeto, le pido que me respete, aprendo de él. Lo tomo completamente como es y por lo que es, y cuando no me está gustando, voy a mi mundo a estar conmigo, para entender qué necesito hacer para volver.

Nos ha funcionado todo este tiempo, deseo que nos funcione por mucho tiempo más. No siempre fue así, pero estos seres que somos tienen la certeza de que juntos tenemos mucho para Ser. Nuestro amor puede resultar caprichoso, pero creo que nos gusta.

4 comentarios en “Lo que creo que ha sido la clave para estar durante 15 años al lado de Lucas”

  1. Ufff está es la entrada más bonita que haya podido leer en este día.
    Gracias por permitirme entender que el respeto es la base sólida de una relación, gracias por mostrarme que puedo amar mi mundo individual y que es cuestión de tomar a mi pareja con todo lo que es y mirarlo y amarlo desde ahí.
    Gracias gracias gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s